Me gane un premio

Escrito por ahoralorecuerdo 07-04-2018 en Historia. Comentarios (0)

Esta era la frase radiofónica que constituía el cuerpo del 

comercial, simple y sin mayor pretenciones de un largo y vidriado envase de refresco, muy largo y de tamaño poco común; si bien es cierto que en regiones como Veracruz y Tampico existían Coca-Cola a de un litro, no era muy común un refresco tan grande como el PREMIO, los sabores y los colores eran sumamente atractivos, aun así el sabor no era tan agradable como los jarritos, pero la moda en aquella lejana década de los 80 eran lo más vendido. 

Había de limón y el liquido no tenía color, de lima y era verde, de piña,naranja, fresa, manzana y toronja, la cantidad de refresco superaba a los demás y en la escuela te lo vendían en bolsa de plástico para no cobrarte el importe del casco, términos casi extintos. Llamo aquí a tu niño interior para que cierre los ojos y se tome un frío premio en una calurosa tarde de algún verano de los ochentas.